martes, 24 de enero de 2012

"THE HOURS" - STEPHEN DALDRY

Título original: The hours, 2002
Director: Stephen Daldry
Guión: David Hare
Intérpretes: Meryl Streep, Julianne Moore, Nicole Kidman, Ed Harris, Miranda Richardson
Fotografía: Seamus McGarvey
Música: Philip Glass
Productora: Paramount Pictures / Miramax
Nacionalidad: Estados Unidos
Duración: 114 ’

B.S.O.:
http://grooveshark.com/#!/album/The+Hours+Score+/1129389







Publicado por Javier Serrano en La República Cultural:  

La película de Stephen Daldry parte de un planteamiento ambicioso: contar simultáneamente tres historias que suceden a tres mujeres distintas en momentos históricos y lugares diferentes, y que sin embargo convergen, como si se se tratase de una sola historia: la historia, concentrada en un solo día y con la pretensión de contar la vida, o mejor dicho: la Vida. Se podría añadir una trama más, la de la propia Mrs. Dalloway, narrada por Virginia Wolf en el libro del mismo título, y que es el hilo que hilvana todas las tramas.

The Hours se abre con una secuencia hermosa: 1941, Sussex (Inglaterra): la escritora Virginia Wolf (Nicole Kidman con prótesis nasal incluida) introduciéndose en las turbulentas aguas del río Ouse, con los bolsillos llenos de piedra. La voz en off lee la carta que le ha dejado a su marido, donde le explica los motivos de su decisión. Esta trama hará un posterior flash-back hasta 1923 para describir parte de la borrascosa vida de la autora inglesa, entremezclando la ficción literaria con su propio infierno maniaco-depresivo.

1951, Los Angeles: Laura Brown (Julianne Moore) es una mujer que siente que su vida está vacía. Prepara una tarta de cumpleaños para su marido, como si la tan ansiada felicidad para la que ha sido programada se pudiera materializar en una tarta. Su hijo la observa, con una mirada infantil pero lúcida, quizá demasiado. En sus ratos libres Laura se emociona leyendo "Mrs. Dalloway".

2001, Nueva York: Clarissa Vaughan (Meryl Streep) es una editora que tiene una relación sentimental con la mujer con la que vive, y que prepara una fiesta para un amigo suyo al que todavía ama, un escritor premiado y enfermo de SIDA (papel interpretado por el actor Ed Harris), que enmascara en su obra detalles oscuros de su propia vida.

En las tres (cuatro) historias se describe una jornada muy similar, un día como otro cualquiera en la vida de sus protagonistas, salvo que se está preparando una fiesta. He ahí la grandeza de la novela de Wolf y de la película: captar la grandeza de la vida en toda su sencillez. Otro rasgo en común que tienen las tres protagonistas es su bisexualidad más o menos declarada, como si se rebelaran a aceptar el constringente rol que la sociedad de su época les tiene preparado. A partir de aquí, los personajes de The Hours tomarán caminos diferentes, como cuando uno llega a una encrucijada en su vida y ha de tomar una decisión que habrá de influir en su vida y en la de los que le rodean. Eso es The Hours: la vida transcurriendo en paralelo a la muerte, separadas ambas por esa frontera lábil llamada enfermedad. Alguien debe morir para que los demás valoren lo que es la vida, dice uno de los personajes. La película es también una reflexión sobre la literatura (el arte en general), a través de la relación entre una escritora, su lectora y lo que podríamos denominar un personaje de la novela (la editora), superponiéndose los tres planos hasta forma uno solo. Todo ello enfatizado por una banda sonora excepcional, la compuesta por Philip Glass, hipnótica y circular, fluyendo como el río Ouse del plano inicial (la misma corriente pero con ligeras variaciones), haciendo de nexo entre las tres tramas.

Pese a su aparente tono oscuro, The Hours es todo un canto a la vida, de ahí probablemente la constante presencia de flores a lo largo de la película. A pesar de todo, hay que mirar a la vida a los ojos, como dice la voz en off del final de la película; en una palabra: vivir. Las horas (la vida), todo depende de cómo percibamos las horas: si nos fijamos en las horas interminables de hastío (como esa Julianne Moore que prefiere quedarse en la cama, incapaz de enfrentarse a su infelicidad); si atendemos a las horas posteriores a la fiesta o a las cada vez menos horas que nos quedan de vida (como el enfermo de SIDA interpretado por Ed Harris); si tratamos de disfrutar las horas presentes, plenas de pequeños detalles que engrandecen nuestra existencia (como Meryl Streep, tras la muerte de su amigo, al final de la película); o si recordamos las horas en que fuimos felices (como susurra la voz de Virginia Wolf -Nicole Kidman mientras se está sumergiendo en el río).

Excepcional el reparto, no solo en lo tocante a las tres actrices protagonistas, sino también en lo relativo al trabajo de todos los secundarios.

Si bien la película tiene una estructura compleja, el guión de David Hare está muy bien construido, adaptando la novela homónima de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer en 1999.

El director inglés Stephen Daldry consigue llevar a buen término su ambicioso objetivo. Daldry es un hombre procedente del mundo del teatro, autor de Billy Elliot y The reader, entre otras películas.

Interesantes también los extras del DVD, con un gran documental, entre otros complementos, sobre la vida de Virginia Wolf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario