jueves, 11 de agosto de 2011

"EL NACIMIENTO DE UNA CONTRACULTURA" (2) - THEODORE ROSZAK


Fragmento del libro "El nacimiento de una contracultura" de Theodore Roszak, de Editorial Kairós. En concreto se trata de un texto extraído del capítulo "Los hijos de la tecnocracia" y que versa sobre la Gran Sociedad que no es otra cosa que la sociedad tecnocrática y falaz que nos acoge. La obra de Roszak data del año 1968 pero, como se verá, su contenido parece estar anticipando lo que ocurre en nuestros días.

Así, por ejemplo:
Hablamos de «educación», de la «vida de la inteligencia», de la «búsqueda de la verdad», Pero se trata en realidad de acomodar a los jóvenes a las necesidades de nuestras diversas burocracias por procedimientos mecánicos: sociedades anónimas, gobierno, ejército, sindicatos, enseñanza.
Hablamos de «libre empresa». Pero en realidad se trata de un sistema de manipulación oligopolístíca del mercado dependiente, por una corrupción institucionalizada, de la mayor y más espeluznante carrera de armamentos de la historia y consagrada a infantilizar a la gente convirtiéndola en un rebaño de consumidores forzados.
Hablamos de «ocio creador»: extensión universitaria de la pintura y la cerámica, vacaciones en el trópico, olímpicas excursiones a lejanas montañas y a todas las playas soleadas de la tierra. Pero, al igual que con los apetitos sexuales, es un caro complemento para arríbistas de superior ejecutoria: es el premio reservado a los mercenarios.
Hablamos de «pluralísmo». Pero, en realidad, es un truco que permite a las autoridades afirmar con solemnidad el derecho de todos y cada uno a tener su opinión y así poder ignorar cualquier inquietante disconformidad que surja. En este pluralismo, los puntos de vista críticos se reducen. a meras oraciones privadas ofrecidas en el altar de una inconsecuente concepción de la libre expresión.
Hablamos de «democracia». Pero, en realidad, se trata de una opinión pública expresada a través de una «muestra al azar» a la que se pide que diga sí o no con la cabeza como respuesta a una serie de alternativas prefabricadas, relacionadas normalmente con hechos consumados de los fabricantes de decisiones, en cuyas manos está siempre la posibilidad de prefabricar la votación a la medida de sus fines. Así, si el 80 por ciento piensa que es un «error» que «participemos» en Vietnam, en cambio el 51 por 100 piensa que «perderíamos prestígío» si nos «retiráramos ahora»; con esto, el pueblo ha sido «consultado» y la guerra continúa con «su aprobación».
Hablamos de «debate». Pero, en realidad, se trata de encuentros previamente arreglados entre candidatos que no se comprometen y perfectamente preparados para llenar treinta minutos de tiempo en una cadena nacional, siendo el objeto del ejercicio el dar una «imagen. de competencia. Si además hay alguien que hace preguntas, éstas han sido revisadas y previamente ensayadas.
Hablamos de «gobierno por consentimiento de los gobernados», Pero también en este caso hay en alguna parte del laberinto de organismos paramilitares, una area specialist al que ni ustedes ni yo hemos elegido, que está despachando «consejeros especiales» a un distante «lugar crítico» que será el próximo Vietnam. Y, en las profundidades del océano, algún comandante de submarino, al que ni ustedes ni yo elegimos, dirige una nave equipada con armamento capaz de desencadenar un cataclismo devastador y quizás intentando decidir si -por ratones que ni ustedes ni yo sabemos- ha llegado el momento de apretar el botón.
A todo esto se le llama ser «libre», ser «feliz» .... la Gran Sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario