martes, 15 de junio de 2010

"SOLIDARIDAD" - Manuel del Cabral


No recuerdo el nombre del asesinado. Pero al día siguiente lo llevaron a enterrar. Y el asesino -que aún no había sido descubierto- se sumó a la comitiva silenciosa y enlutada. Una hora de sol y llegaron al cementerio. Enterraron el cadáver. Terminaron los discursos. Y lloró el criminal. Mas, lloró tanto, tanto que todavía... Con el agua de sus lágrimas el abogado le lava su puñal.

1 comentario: