lunes, 24 de septiembre de 2012

"LAS COSAS" - GEORGES PEREC


Publicado por Javier Serrano en La República Cultural

Título: Las cosas. Una historia de los años sesenta
Autor: Georges Perec
Traducción: Josep Escué
Editorial: Anagrama
Primera edición: 1992
Formato: 13 x20 cm. 158 páginas
ISBN: 978-84-339-1183-X


Las Cosas es el retrato de la pareja protagonista, Jérôme y Sylvie, durante la primera mitad de la década de los 60 en París, en un mundo que promete pero que no da nada, o muy poco. Sylvie y Jérôme, una pareja de veinteañeros psicosociólogos (esto es, entrevistadores armados de cuestionarios con preguntas sobre temas peregrinos), pequeñoburgueses, ni ricos ni pobres, que luchan denodadamente por hacerse ricos lo más pronto posible, por ocupar un lugar (siempre por encima del que realmente ocupan) que una y otra vez se les esfuma.
En el mundo material en el que se enmarca la novela (que podría ser perfectamente nuestro mundo actual y en declive) uno se define por aquello que posee. Es por ello que el autor describe, con frecuencia a través de interminables series de objetos, las cosas que los protagonistas desearían tener, contraponiéndolas a las que realmente tienen; brecha irresoluble, origen de su eterna infelicidad.
El mundo de Jérôme y Sylvie se reduce a un pequeño apartamento de 35 metros cuadrados, atestado de cosas, libros, discos, muebles, que amenazan con asfixiar a la pareja, mucho más todavía cuando se enfadan entre sí (cada vez que la realidad les pone los pies en el suelo) y los silencios se llenan de rencor.
En sus ratos libres el par de flâneurs “lonchafinistas” pasea por las calles de París, a menudo por la noche cuando las tiendas están cerradas, y observan embelesados lo que esas tiendas pueden ofrecerles para cuando sean ricos, sintiendo una especial atracción por las tiendas de antigüedades y por todo lo que huela a inglés.
Al igual que ellos, el grupo de amigos que les rodea comparte inquietudes comunes: la afición por las películas, las ocasionales borracheras, alguna que otra comida, momentos que bordean la pobreza… De hecho, esos amigos también se hallan inmersos en un dilema similar, que al final no es otro que la elección entre libertad y riqueza. Y la riqueza exige el peaje previo del trabajo, “quien no trabaja no come, es cierto, pero quien trabaja deja de vivir”. Sucede que a menudo es el paso del tiempo, inexorable en su erosión de todo entusiasmo, el que tiende a resolver la encrucijada.
Las cosas, aparte de retrato generacional, es también todo un alegato en contra del consumismo. En palabras de Perec: “En el mundo en que vivían, era casi de rigor desear siempre más de lo que se podía adquirir. No eran ellos quienes lo habían decretado; era una ley de la civilización, una situación real de la que la publicidad en general, las revistas, el arte de los escaparates, el espectáculo de la calle, y hasta, en cierto aspecto, el conjunto de las producciones llamadas comúnmente culturales, eran las expresiones más normales”.
Como se ve (y a pesar de que la novela vio la luz en 1965), el mensaje deLas cosas no solo no ha perdido vigencia sino que en algunos momentos parece anticipar acontecimientos futuros: “El enemigo era invisible. O, mejor dicho, estaba en ellos, los había podrido, gangrenado, destrozado. Eran los que pagan el pato. Criaturas dóciles, fieles reflejos del mundo que se mofaba de ellas. Estaban hundidos hasta el cuello en una tarta de la que sólo obtendrían las migajas”. ¿Les suena?
Les choses. Une histoire des années soixante consiguió el premio Renaudot. En cuanto a Georges Perec, qué decir de este factótum de pelo y barba heteróclita: ensayista, dramaturgo, guionista de cine, poeta, miembro de OuLiPo (Ouvroir de Littérature Potentielle), traductor, creador de crucigramas…
Otras obras: La vida instrucciones de usoLa desaparición, novela de intriga donde no aparece la letra E; Je me souviens, libro que reúne “Me acuerdos” en la línea de Joe Brainard; entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario