martes, 16 de agosto de 2011

LIU BOLIN, EL HOMBRE INVISIBLE


Liu Bolin es un joven artista chino especializado en invisibilizarse. Mediante agotadoras jornadas de body painting es capaz de mimetizarse con el entorno hasta desaparecer, como muestra en sus fotografías (lo único que permanece de su efímero arte). Puedo imaginar cómo Bolin descubrió su capacidad camaleónica, allá en la lejana China, jugando al escondite (y no es fácil ocultarse entre 1.400 millones de chinos). Liu Bolin me recuerda un poco a la película de Woody Allen, Zelig, ésa que narra la vida de Leonard Zelig, un tipo capaz de mimetizarse y convertirse en otros. He de confesar que precisamente eso, la idea de ser otros, el doble (Doppelgänger), etc. es un tema que siempre me ha fascinado, tanto en cine como en literatura. Hace poco vi Inseparables, una película de David Cronenberg, el siempre inquietante director de cine canadiense. Trata sobre dos hermanos, exactamente iguales, que lo comparten todo, piso y novias incluidas, y que funcionan como si en realidad se tratase de un único ser. Todo empieza a degenerar cuando aparecen las drogas en su (sus) vida. Otra de estas parejas fascinantes es la que describió Robert Louis Stevenson en la novela El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, que también fue adaptada al cine. Aquí el tema está tratado a partir de la dualidad Bien vs. Mal que todo hombre lleva dentro. Estos son sólo unos ejemplos ilustrativos de lo que puede dar de sí la cuestión. Sea bueno o malo, la mera posibilidad de encontrarme algún día con mi sosías es algo que no deja de inquietarme.
No sé si Liu Bolin es el modelo único de su propia obra o, por el contrario, cuenta con la ayuda de otros hombres-lienzo, de otros Liu Bolin, posibilidad ésta si cabe más perturbadora y que me lleva a una pregunta inevitable, ¿acaso no seremos todos Liu Bolin?

El trabajo del hombre invisible se puede ver en: http://www.ekfineart.com/html/home.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario