domingo, 10 de octubre de 2010

"CHARTER08 (Carta08)"


El reciente Premio Nobel de la Paz (que a diferencia de los otros premios entregados en Suecia es otorgado por el Comité Nobel Noruego) ha ido a parar al disidente chino Liu Xiaobo. Este activista en favor de los derechos humanos fue detenido, el 8 de diciembre de 2008, por ser uno de los firmantes de Charter08 (Carta 08), y procesado por la misma razón el 23 de diciembre de 2009, siendo condenado a 11 años de cárcel.
El premio supone un apoyo claro por parte del Comité Nobel a la disidencia china, gesto que muy pocas instituciones se atreverían a hacer, dado el poder económico del gigante chino y la "corrección política" imperante.
"Charter08" recoge una serie de reclamaciones en pro de la democratización de China, así como una reivindicación de los derechos humanos más elementales. Este es el contenido de la carta:

Charter 08
Carta 08


9 de diciembre de 2008
Traducción del chino al inglés: Human Rights en China
Traducción del inglés al español: Javier Serrano Sánchez

I. Preámbulo

Este año se cumplen 100 años de la (primera) Constitución de China (1), el 60º aniversario de la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 30º aniversario del nacimientos del Muro de la Democracia, y 10 años desde que el gobierno chino firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR). Habiendo experimentado un prolongado periodo de desastres en cuanto a derechos humanos y desafiantes y tortuosas peleas, los ciudadanos chinos son cada vez más conscientes de que esa libertad, igualdad, y derechos humanos son valores universales compartidos por la humanidad, y que esa democracia, republicanismo, y gobierno constitucional constituyen el marco institucional básico de la política moderna. Una "modernización" les despojó de esos valores universales y este marco político es un proceso desastroso que priva a la gente de sus derechos, corrompe su humanidad, y destruye su dignidad. ¿Hacia dónde se dirige China en el siglo XXI? ¿Continuará con esta "modernización" bajo reglas autoritarias, se unirá a la civilización mayoritaria, y construirá una forma democrática de gobierno? Esta es una cuestión inevitable.
Los tremenos cambios históricos de mediados del s. XIX supusieron la decadencia del tradicional sistema autocrático chino y colocaron los pilares para la más grande transformación que China hubiera visto en varios miles de años. El Movimiento de Auto-fortalecimiento (1861–1895) buscó mejoras en la capacidad técnica de China mediante la adquisición de técnicas de manufactura, conocimiento científico y tecnologías militares de Occidente; la derrota de China en la Primera Guerra Chino-Japonesa (1894-1895) demostró una vez más la obsolescencia de su sistema; la Reforma de los Cien Días (1898) afectó a la innovación institucional, pero terminó fracasando debido a la cruel supresión por parte de la facción más intransigente (en la corte Qing). A primera vista, la Revolución Xinhai (1911) enterró el sistema imperial que había durado más de 2.000 años y establecido la primera república de Asia. Pero, debido a las particulares circunstancias históricas de problemas internos y externos, el sistema republicano de gobierno tuvo una corta vida, y la autocracia regresó.
El fracaso de la imitación técnica y renovación institucional provocaron profundas reflexiones entre nuestros compatriotas sobre el origen del mal cultural de China, y el consiguiente 4 de Mayo (1919) y el Movimiento de la Nueva Cultura (1915-1921) bajo el lema de "ciencia y democracia". Pero el curso de la democratización politica de China fue abortado a la fuerza debido a las frecuentes guerras civiles e invasiones extranjeras. El proceso de un gobierno constitucional empezó de nuevo después de la victoria china en la Guerra de Resistencia contra Japón (1937-1945), pero el resultado de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas hundió a China en el abismo del moderno totalitarismo.
La "Nueva China" establecida en 1949 es, en teoría, una "república del pueblo", pero en la práctica es un "domino de partido". El partido gobernante monopoliza todos los recursos políticos, económicos y sociales. Ha creado una cadena de desastres en derechos humanos, tales como el Movimiento Antiderechista, el Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural, el 4 de Junio (matanza de la Plaza de Tian'anmen), y la supresión de las actividades religiosas no oficiales y los movimientos de defensa de los derechos, causando decenas de millones de muertos, y cobrando un precio muy alto tanto al pueblo como al país.
La "Reforma y Apertura" de finales del siglo XX liberó a China de la pobreza imperante y del totalitarismo absoluto de la era Mao Zedong, e incrementó sustancialmente la riqueza personal y el nivel de vida de la gente corriente. Una vez restaurados parcialmente la libertad económica individual y los privilegios sociales, una sociedad civil empezó a crecer, y los llamamientos en defensa de los derechos humanos y de la libertad politica crecieron entre el pueblo. Con ellos en el poder, mientras las reformas económicas implementadas se dirigían a una mercantilización y privatización, también empezó a cambiar desde una posición de rechazo a los derechos humanos a otra de gradual reconocimiento de los mismos. En 1997 y 1998, el gobierno chino firmó dos importantes tratados internacionales de derechos humanos (2). En 2004, el Congreso Nacional del Pueblo enmendó la Constitución para añadir que "(el Estado) respeta y garantiza los derechos humanos". Y este año, el gobierno prometió formular y llevar a cabo un "Plan Nacional de Acción de Derechos Humanos". Pero este progreso político se ha quedado sobre el papel: hay leyes, pero no se aplican; hay una constitución, pero no hay un gobierno constitucional; esta es la realidad política. La élite gobernante continúa aferrándose al poder, rechazando reformas políticas. Esto ha causado corrupción entre los oficiales, dificultad en la aplicación de la ley, ausencia de derechos humanos, bancarrota moral, polarización social, anormal desarrollo económico, destrucción tanto del medio natural como cultural, ninguna protección institucional de los derechos de los ciudadanos a la libertad, propiedad, y búsqueda de la felicidad, constante acumulación de todo tipo de conflictos sociales, y oleadas constantes de resentimiento. En particular, la intensificación del antagonismo entre el gobierno y el pueblo, y el dramático incremento en los incidentes de multitudes, indican que se está gestando una catastrófica pérdida de control, sugiriendo que el atraso del sistema actual ha alcanzado un punto donde los cambios deben suceder.

II Nuestros conceptos fundamentales.

En esta coyuntura histórica que decidirá el futuro destino de China, es necesario reflexionar sobre el proceso de modernización de años anteriores y reafirmar los siguientes conceptos:

Libertad: La libertad está en el corazón de los valores universales. Los derechos a hablar, publicación, creencia, reunión, asociación, movimiento, huelga, y a marchar y manifestarse son todos expresiones concretas de libertad. Mientras la libertad no florezca, no se puede hablar de civilización moderna.

Derechos humanos: Los derechos humanos no son concedidos por un estado, sino que son derechos inherentes disfrutados por cada persona. Garantizar los derechos humanos es tanto el objetivo más importante de un gobierno como el fundamento de la legitimidad de su autoridad pública; es también el requisito intrínseco de la política de "anteponer primero al pueblo". Los sucesivos desastres politicos de China han estado todos estrechamente relacionados con la indiferencia de la clase dirigente hacia los derechos humanos. El pueblo es el pilar de una nación; una nación sirve a su pueblo, el gobierno existe para el pueblo.

Igualdad: La integridad, dignidad, y libertad de cada individuo, cualquiera que sea su origen social, ocupación, género, circunstancias económicas, etnia, color de la piel, religión o creencia política, son iguales. Los principios de igualdad ante la ley para cada persona e igualdad en los derechos sociales, económicos, culturales y políticos de todos los ciudadanos deben ser llevados a cabo.

Republicanismo: Republicanismo es "gobierno compartido por todos, coexistencia pacífica", o sea, la separación de poderes para el control y equilibrio de intereses; o sea, una comunidad que abarca muchos intereses distintos, grupos sociales diferentes, y una pluralidad de culturas y fes, conducentes al manejo tranquilo de los asuntos públicos sobre la base de la participación equitativa, competencia justa y discusión colectiva.

Democracia: El más importante significado es que la soberanía reside en el pueblo y en el gobierno elegido por el pueblo. La democracia tiene las siguientes características básicas: (1) La legitimidad del poder político proviene del pueblo; la fuente del poder político es el pueblo. (2) El control político es ejercido mediante la elecciones hechas por el pueblo. (3) Los ciudadanos disfrutan del genuino derecho al voto; los funcionarios en posiciones importantes, a todos los niveles de gobierno, deben ser producto de elecciones a intervalos regulares. (4) El respeto a las decisiones de la mayoría al mismo tiempo que se protegen los derechos humanos de la minoría. En una palabra, la democracia es el moderno instrumento público para crear un gobierno "del pueblo, por el pueblo, y para el pueblo."

Constitución: La Constitución es el principio de garantía de las libertades básicas y los derechos de los ciudadanos, tal y como vienen definidos por la Constitución a través de provisiones legales y el imperio de la ley, restringiendo y definiendo los límites del poder económico, y proporcionando la capacidad institucional adecuada para llevarlo a cabo. En China, la época del poder imperial hace tiempo que acabó, y no regresará; en el mundo libre, el autoritarismo está en declive; los ciudadanos deberían convertirse en los verdaderos dueños de sus estados. La salida fundamental para China reside sólo en eliminar la servil noción de dependencia de "gobernantes iluminados" y "oficiales honrados", promoviendo la concienca pública de los derechos como fundamento y la participación como un deber, y poniendo en práctica la libertad, involucrándose en la democracia, y respetando la ley.

III. Nuestras posiciones básicas.

Así pues, conforme al espíritu de ciudadanos responsables y constructivos, proponemos las siguientes posiciones específicas con respecto a varios aspectos de la administración del Estado, derechos e intereses de los ciudadanos , y desarrollo social:

1-Enmienda constitucional: Basada en los susodichos valores y conceptos; enmendar la Constitución, eliminando cláusulas de la actual Constitución que no son conformes con el principio de que la soberanía reside en el pueblo, de tal manera que la Constitución pueda verdaderamente convertirse en un documento que garantice los derechos humanos y permita el ejercicio del poder político; y se convierta en la obligada ley suprema que ningún individuo, grupo, o partido puede violar, estableciendo el origen de la autoridad legal para una China democrática.

2-Separación de Poderes y Control y Equilibrio. Construir un gobierno moderno que separe los poderes y mantenga controles y equilibrios entre ellos, que garantice la separación del poder legislativo, ejecutivo y judicial. Establecer el principio de una administración estatutaria y un gobierno responsable para evitar una excesiva expansion del poder ejecutivo; el gobierno debería ser responsable ante los contribuyentes; establecer el sistema de separación de poderes y de control y equilibrio entre el gobierno central y los gobiernos locales; el poder central debe estar claramente definido y ordenado por la Constitución, y los gobiernos locales deben ejercer su completa autonomía.

3-Democracia Legislativa. Los cuerpos legislativos, a todos los niveles, deberían ser creados a través de elecciones directas, manteniendo los principios de justicia e imparcialidad en la creación de leyes; y poner en práctica la democracia legislativa.

4-Independencia Judicial: La magistratura debería ir más allá del partidismo, estar libre de cualquier injerencia, ejercer la independencia judicial, y garantizar la imparcialidad judicial; debería establecer una corte constitucional y un sistema para investigar violaciones de la Constitución, y sostener la autoridad de la Constitución.
Abolir tan pronto como sea posible los Comités de Asuntos Políticos y Legislativos del Partido (a todos los niveles) que ponen seriamente en peligro la aplicación de la ley en el país. Prevenir el uso privado de los instrumentos políticos.

5-Uso Público de los Instrumentos Públicos: Mantener bajo control a las fuerzas armadas. Los militares deberían rendir lealtad a la Constitución y al país. Las organizaciones de los partidos políticos deberían mantenerse al margen de las fuerzas armadas; incrementar la profesionalización de las fuerzas armadas. Todos los empleados públicos, incluída la Policía, deberían mantener neutralidad política. Abolir la discriminación en la contratación de empleados públicos basada en la afilicación a partidos; debería haber igualdad en la contratación sea cual sea la afiliación a un partido.

6-Garantías de los Derechos Humanos: Garantizar verdaderamente los derechos humanos; proteger la dignidad humana. Crear una Comisión para los Derechos Humanos, responsable ante el más alto órgano de la voluntad popular, prevenir el abuso por parte del gobierno de la autoridad pública y violaciones de derechos humanos, y, especialmente, garantizar la libertad personal de los ciudadanos. Ninguno sufrirá arresto ilegal, detención, citación, interrogatorio o castigo. Abolir el sistema de Reeducación por el Trabajo.

7-Elección de Oficiales Públicos: Llevar a cabo totalmente el sistema de elecciones democráticas para observar igualdad en el derecho de voto basado en "una persona, un voto". Implementar sistemática y gradualmente las elecciones directas de cargos administrativos a todos los niveles. Elecciones regulares basadas en la libre competencia y participación ciudadana en las elecciones para puestos públicos legales son derechos humanos básicos e inalienables.

8-Igualdad Urbano-Rural. Abolir el actual sistema de registro de residencia urbana-rural para observar el derecho constitucional a la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos y garantizar el derecho de los ciudadanos a moverse libremente.

9-Libertad de Asocación: Garantizar el derecho de los ciudadanos a la libertad de asociación. Cambiar el actual sistema de registro sobre aprobación de grupos comunitarios a un sistema de mantenimiento de registro. Eliminar la prohibición de partidos políticos. Regular las actividades de los partidos de acuerdo a la Constitución y la ley, abolir el privilegio del monopolio de un partido en el poder; establecer los principios de libertad de actividades de partidos políticos y competencia justa para los partidos políticos; normalizar y regular legalmente los partidos políticos.

10-Libertad de Asamblea: Libertad para reunirse pacíficamente, para marchar, manifestarse y expresar (opiniones) son libertades fundamentales de los ciudadanos estipuladas por la Constitución; no deberían ser objeto de interferencias ilegales y restricciones inconstitucionales por parte del partido gobernante y del gobierno.

11-Libertad de Expresión: Observar la libertad de expresarse, de publicar, y la libertad académica; garantizar el derecho de los ciudadanos al conocimiento y el derecho a supervisar (las instituciones públicas). Promulgar una "ley de prensa" y una "ley editorial", eliminar la prohibición de informar, revocar la cláusula "crimen de subversión provocadora del poder estatal" en la actual Ley Criminal, y poner fin a castigar la opinión como un crimen.

12-Libertad de Religión: Garantizar la libertad de religión y la libertad de creencia, e implementar la separación de religión y estado de tal manera que las actividades relacionadas con la religión y la fe no sean objeto de interferencia por parte del gobierno. Examinar y revocar los estatutos administrativos, reglas administrativas y estatutos locales que restringen o privan a los ciudadanos de libertad religiosa; prohibir el manejo de las actividades religiosas por la legislación administrativa. Abolir el sistema que obliga a los grupos religiosos (incluyendo los sitios de oración) a obtener una aprobación previa de sus estatutos legales para registrarse; y sustituirlo por un sistema de mantenimiento de registro que no requiera ningún escrutinio.

13-Educación Cívica: Abolir la educación política y exámenes políticos, cargados de ideología y que sirven al gobierno monopartidista. Popularizar la educación cívica basada en valores universales y derechos civiles, establecer una conciencia cívica y abogar por virtudes cívicas que sirvan a la sociedad.

14-Protección de la Propiedad: Establecer y proteger los derechos de propiedad privada, y llevar a cabo un sistema basado en una libre y abierta economía de mercado; garantizar la libertad empresarial, y eliminar los monopolios administrativos; crear un Comité para el Control de la Propiedad Estatal, responsabilizar al más alto órgano de voluntad popular; emprender reformas de los derechos de propiedad de una manera legal y ordenada, y clarificar la posesión de derechos de propiedad y de sus responsables; promover una nueva movilidad de la tierra, avanzar en la privatización de la tierra, y garantizar realmente los derechos de propiedad de la tierra de los ciudadanos, particularmente de los granjeros.

15-Reforma Fiscal: Democratizar las finanzas públicas y garantizar los derechos de los contribuyentes. Crear la estructura y el mecanismo operativo de un sistema público de finanzas con una autoridad y unas responsabilidades claramente definidas, y establecer un sistema racional y efectivo de autoridad financiera descentralizada entre varios niveles de gobierno; llevar a cabo una mayor reforma del sistema de impuestos, para reducir los tipos impositivos, simplificar el sistema de impuestos, e igualar su carga. Los departamentos administrativos no deben incrementar los impuestos o crear nuevos impuestos por voluntad propia sin una sanción por parte de la sociedad obtenidad a través de un proceso público de elecciones y resolución por órganos de voluntad popular. Hecha la reforma de los derechos de propiedad, diversificar e introducir mecanismos de competencia en el mercado; bajar el umbral para la entrada en el campo financiero y crear condiciones para el desarrollo de empresas financieras de propiedad privada; y potenciar plenamente el sistema financiero.

16-Seguridad Social: Establecer un sistema de seguridad social que comprenda a todos los ciudadanos y les provea con una seguridad básica en la edudación, cuidado médico, cuidado de los ancianos, y empleo.

17-Protección medioambiental: Proteger el entorno ecológico, promover un desarrollo sostenible; y responsabilizarse ante las futuras generaciones y ante toda la humanidad; clarifiar e imponer las responsabilidades apropiadas que el Estado y los oficiales del gobierno, a todos los niveles, deben tener para este fin; promover la participación por grupos sociales civiles en la protección medioambiental.

18-República Federal: Tomar parte en el mantenimiento de la paz regional y desarrollo con una actitud de igualdad y justicia, y crear una imagen de un poder responsable. Proteger los sistemas libres de Hong Kong y Macao. Bajo la premisa de la libertad y de la democracia, buscar un plan de reconciliación para el continente y Taiwán a través de negociaciones iguales e interacción cooperativa. Explorar posibles caminos y proyectos institucionales para la prosperidad común de todos los grupos étnicos, y establecer la República Federal de China en el marco de un gobierno constitucional y democrático.

19-Justicia Transitoria: Restaurar la reputación y dar una compensación estatal al individuo, así como a sus familias, a quienes sufrieron persecución política durante los pasados movimientos políticos; liberar todos los prisioneros políticos y prisioneros de conciencia; liberar a toda la gente convicta por sus creeencias; establecer una Comisión para la Investigación de la Verdad para encontrar la verdad de los hechos históricos, depurar responsabilidades, y sostener la justicia, buscar la reconciliación social sobre estos fundamentos.

IV. Conclusión.

China, como gran nación del mundo, uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidad, y miembro del Consejo de Derechos Humanos, debería hacer su propia contribución a la paz para la humanidad y el progreso en los derechos humanos. Desgraciadamente, sin embargo, de todas las grandes naciones del mundo actual, China es la única que todavía se aferra a una manera autoritaria de vida, y ha creado, como resultado, una serie continua de desastres en lo que respecta a derechos humanos, y crisis sociales, impidiendo el desarrollo del pueblo chino y el progreso de la civilización humana. ¡Esta situación debe cambiar! No podemos aplazar por más tiempo las reformas de democratización política. Por lo tanto, en el marco del espíritu cívico de atreverse a tomar acciones, estamos haciendo público Charter08. Deseamos que todos los ciudadanos chinos que comparten este sentido de crisis, responsabilidad y misión, sean oficiales o gente corriente y sin importar el origen social, deje a un lado sus diferencias para buscar puntos comunes y tomar parte activa en este movimiento de ciudadanos, para promover juntos la gran transformación de la sociead china, para que podamos establecer pronto una nación libre, democrática y constitucional, satisfaciendo las aspiraciones y sueños que nuestros compatriotas han estado persiguiendo incansablemente durante más de cien años.

NOTAS DEL TRADUCTOR INGLÉS:

1. Anunciada el 27 de agosto de 1908, en la última dinastía Qing, la primera "Constitución" china fue más bien un proyecto de principios para una constitución que pretendía ponerse en práctica nueve años más tarde. Como parte de un ambicioso programa gubernamental para modernizar China, la Constitución estaba dirigida a fortalecer el Estado y a preservar el poder del emperador. Ver Andrew J. Nathan, “Political Rights in Chinese Constitutions” en Human Rights in Contemporary China, por Randle Edwards, Louis Henkin y Andrew J. Nathan (New York: Columbia University Press, 1996), 77–124

2. China firmó el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CESCR) en 1997, que fue ratificado en 2001; firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) en 1998, pero no lo ha vuelto a ratificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario