miércoles, 2 de junio de 2010

"LOS QUE PASAN CORRIENDO" - Franz Kafka

(Extraído de "Contemplación")

Si uno sale de noche a pasear por una calle, y un hombre, ya visible desde lejos -pues la calle se empina ante nosotros y hay luna llena- viene corriendo en dirección a nosotros, no por eso lo agarraremos, así sea débil y esté hecho una miseria, ni aunque alguien venga corriendo y gritando detrás de él, sino que lo dejaremos seguir corriendo, ya que es de noche, y no es culpa nuestra si la calle, al claro de luna llena, se empina ante nosotros. Y, aparte de todo esto, quizá esos dos hayan organizado la correría para diversión propia, quizá ambos persigan a un tercero, quizá el primero sea injustamente perseguido, quizá el segundo quiera asesinar, y nosotros nos haríamos cómplices del asesinato, quizá ninguno de los dos sepa del otro, y cada uno corre por su propia cuenta a su cama, quizá sean sonámbulos, quizá el primero porte armas.
Y, por ùltimo, ¿no tenemos el derecho de estar cansados?; ¿no hemos tomado tanto vino?
Nos alegramos de que tampoco veamos ya al segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario