viernes, 18 de junio de 2010

ANTONIO DI BENEDETTO


DURMIENTES
(de Cuentos del exilio)

En su interioridad tan guardada que ni murmura lo que está soñando, en la noche para nada interrumpida en su silencio, el hombre sueña la muerte repentina de un ser querido.
La mujer, que duerme a su lado, da un grito desgarrado de pena.
El hombre despierta.
Ella sigue durmiendo, pero soñando que llora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario